Angel D'Agostino

Esta semana bajamos un cambio, y trabajamos con una orquesta de sonido mucho mas sencillo y calmo, de carácter mas criollo, de repertorio mas nostálgico: la orquesta de Ángel D'Agostino.

Fue una orquesta de poco reconocimiento en comparación con sus coetáneos en los '40, como D'arienzo, Di Sarli o Troilo, todos ellos envueltos en una vorágine de popularidad, de éxitos rotundos, de giras internacionales.

D'Agostino marcó un perfil diferente, mas bajo, menos extravagante. Durante toda su carrera musical se mantuvo en el mismo sitio geográfico, nunca salio de gira con su orquesta, no se saben bien las razones.

Pero con el tiempo se convirtió en un clásico. Su valor legítimo radica en la propia simpleza de sus composiciones y de su sonido. Su tango es claro, es arrabalero, es bailable, como el tango que busca cualquier buen bailarín. Y como buen bailarín, el propio D'Agostino lo sabía, y nunca lo olvidó a la hora de sentarse a escribir.

Sus tangos evocan los clásicos barrios porteños con sus historias y los desamores de la juventud. El tono es calmo y apacible, el clima que se genera es de nostalgia y de tibieza, y todo esto no habría sido posible sin haber encontrado al cantor adecuado, a la voz que acopló perfectamente con la música del maestro y se convertiría en un instrumento imprescindible de la orquesta: Angel Vargas. Junto a éste constituiría uno de los binomios mas importantes de la historia de nuestra música.


Para ilustrar: un viajecito hacia un típico barrio porteño. Linkeo tema con el que trabajaremos musicalidad la proxima clase, un verdadero clasico: "Tres esquinas"

Un videito de ellos mismos, de una dureza simpatiquísima:
VER VIDEO


Este tango hace referencia al barrio de Barracas, en el cual existia una calle llamada Tres Esquinas (actual Osvaldo Cruz). En la interseccion de ésta con las calles Herrera y Vieytes, existia una estacion de ferrocarril llamada tambien "Tres Esquinas", destinada a trenes de carga.