Rey del Compás


Esta oportunidad caminaremos unos días junto al “Rey del Compás”: Juan D’arienzo.

Para entender la obra de este personaje, es necesario comprender lo que estaba ocurriendo en el tango cuando entró en escena.

En los primeros años de la década del '30, el tango se encontraba en una fase en la que el protagonismo lo tenía el cantor.

Las orquestas eran un mero acompañamiento para la voz de quien interpretaba los tangos, los cuales con el paso del tiempo se tornaban más difíciles de bailar y más fáciles de escuchar.

Este director, junto a su pianista Rodolfo Biagi, fueron los responsables, a partir de 1935, de retomar el compás y devolverle el tango a los bailarines.
Juan D'arienzo fue pionero en la vuelta del 4x8 al 2x4, un ritmo más acelerado, mas juguetón, que había caracterizado a los tangos primitivos de principio de siglo, y que había sido sustituido por la fiebre del tango melódico y el tango "romanza".

Los tangos de su fase más evolucionada, se caracterizan por una gran acentuación del compás, por un ritmo violento y poderoso, que convirtieron a su orquesta en la mas idolatrada por los milongueros.

El Rey del Compás se hizo lugar en la pista y llegó hasta nuestros días. Lo podremos encontrar al finalizar la semana en nuestra sección de musicalidad, cuando bailemos movidos por una inminente "Ansiedad".