Acá no hay tango

Fuimos engañados.

Nos vendieron un tango que no existe.

Nos vendieron medias de red, pantalones a rayas y sombreros tipo gacho. Nos vendieron farolitos, cumparsitas y Caminitos. Nos hablaron de Gardel y de la letra de Cambalache. Nos mostraron a Al Pacino bailando tango.

Nos dijeron que el tango era cosa de viejos. Nos arrastraron a la Plaza del Entrevero y nos mostraron un montón de abuelos bailando "El Choclo".

Nos quisieron convencer de que el tango era triste. Nos vendieron caras de sufrimiento, noches de soledad y eternas nostalgias.

Nunca vi nada de eso en la vida real. Nunca vi nada de eso en una milonga. No esperen ver nada de eso en este blog.

Aca no hay Tango.