Los problemas y las satisfacciones habituales

Este sábado estaremos realizando nuestra última clase grupal de los sábados, y es momento de hacer una evaluación.

Hemos pasado por distintos salones, por distintos horarios, por distintos ayudantes. Hemos tenido principiantes, avanzados e intermedios conviviendo clase a clase. Hemos tenido superabundancia de mujeres y muchas mas veces superabundancia de varones. Hemos tenido gente nueva todo el tiempo, y gente amiga de hace años, que siempre volvía. Hemos tenido problemas con la música, problemas con la llave, problemas con la luz, problemas con el espacio, problemas con las llegadas tarde. Hemos tenido contradicciones entre los profesores, alumnos dispersos, zapatos olvidados, mails que no llegaron, desencuentros en las milongas.

Ha sido un año esquizofrénico y desordenado, impredecible, itinerante, mutante.

Pero rescato lo mas importante de todo. Lo que supera todos estos quilombos. Lo que hizo que cada sábado, con frío o calor, con lluvia o con resaca, los profes fuéramos con tanta energía y con tantas ganas a intentar transmitirles lo que sabemos del tango que amamos. 

Y me refiero a ustedes, a todas estas personas, a todas estas historias que ocurrieron en la clase y fuera de la clase. Me refiero a la satisfacción de verlos bailar, al hecho mas conmovedor que le puede ocurrir a un profesor de tango y es ver que sus alumnos disfrutan del baile, en cualquiera de sus formas y niveles.

Asi que gracias, en nombre de Cris y mío. Gracias por seguir haciéndonos creer que todavía podemos seguir enseñándoles tango.

Para cerrar el año, les hacemos una última invitación: los esperamos para la última clase, este sábado a las 20hs en un nuevo salón (para variar) ubicado en Gregorio Suárez 2768 bis entre Coronel Mora y Luis de la Torre (Punta Carretas)

Esperamos contar con todos ustedes, para tener los problemas y las satisfacciones habituales.